¿Tienes preguntas acerca del blanqueamiento dental?

En esta sección ¡podrás encontrar las respuestas a tus preguntas!

¿Cómo se manchan los dientes y cómo puedo blanquearlos?

El origen de la mayoría de las tinciones de los dientes (tinciones extrínsecas) o de la estructura mineral del diente (tinciones intrínsecas) es orgánico. Estas sustancias colorantes, a menudo llamadas cromóforos, se depositan sobre y al interior de los dientes con la ingesta de comidas, bebidas y con el humo de cigarrillos.
La US Food and Drug Administration (FDA), distingue entre:

  • Tooth Whitening (aclaramiento de los dientes), tratamiento que restablece el color natural del diente eliminando las manchas de la superficie de los dientes por medio de agentes limpiadores y pulidores.
  • Dental Bleaching (blanqueamiento dental), tratamiento capaz de blanquear los dientes más allá de su color natural, eliminando pigmentos y decoloraciones en la estructura dental por medio de radicales del oxígeno.

Lamentablemente, los términos “aclaramiento” y “blanqueamiento” a menudo se utilizan como sinónimos.

¿Cómo actúan los dentífricos blanqueadores?

Los productos blanqueadores comerciales destinados al uso doméstico incluyen geles, gomas de mascar, colutorios y pastas de dientes.
En general, los dentífricos realizados específicamente para fines de blanqueamiento logran el objetivo quitando y precaviendo la formación de manchas extrínsecas (superficiales).
El ingrediente clave de los dentífricos blanqueadores es una sustancia abrasiva a la que se añaden otros ingredientes con efectos químicos u ópticos.

¿Cómo actúa el blanqueamiento dental?

El blanqueamiento de los dientes es un tratamiento habitual en odontología.
Para cambiar el color intrínseco de un diente, los agentes blanqueadores tienen que difundirse dentro y a través del esmalte, alcanzar y superar la interfaz esmalte-dentina e interaccionar sobre la dentina subyacente con los cromóforos (sustancias colorantes), pigmentos y iones que han causado el cambio de color del diente.
Prácticamente todas las técnicas de blanqueamiento dental utilizan como principio activo el peróxido de hidrógeno (H2O2), directamente o mediante la descomposición de otras sustancias químicas, como el peróxido de carbamida.
El H2O2 liberado puede generar diferentes radicales o iones dependiendo del valor de pH, de la temperatura, de la influencia de la luz, de la presencia de co-catalizadores y de reactivos metálicos. Estas diferentes especies de oxígeno tienen propiedades oxidantes y reductoras capaces de romper los enlaces de las moléculas colorantes o reducir los óxidos metálicos colorados dejándolos incoloros.

¿Qué prevé la nueva Directiva Europea sobre los blanqueamientos dentales?

Un abuso o un uso impropio del peróxido de hidrógeno (H2O2) puede tener efectos negativos sobre la morfología superficial y sobre la permeabilidad de esmalte y dentina.
Por lo tanto, la Directiva del Consejo UE 2011/84/UE de 20 septiembre 2011, ha limitado el uso de productos blanqueadores y decolorantes a base de peróxido de hidrógeno.

Solo los dentistas y los higienistas dentales pueden utilizar y proporcionar productos que contengan o liberen entre un 0,1% y un 6% de peróxido de hidrógeno (H2O2), mientras que los productos que contienen o liberan hasta un 0,1% de H2O2 son de libre venta.
Productos con concentraciones por encima del 6% de H2O2 no están consentidos como cosméticos, sin embargo, están admitidos como productos sanitarios en diferentes países europeos.

Además de limitar la venta de productos a base de H2O2, la Directiva también ha establecido que los tratamientos de blanqueamiento dental no se pueden aplicar a menores de 18 años.

¿Cuáles son las técnicas de blanqueamiento dental?

Son tres los enfoques del blanqueamiento dental:

  • Para el blanqueamiento profesional en consultorio en general se utilizan geles, aplicados directamente sobre los dientes, que contienen o liberan más del 25% de peróxido de hidrógeno. Estos tratamientos duran entre 30 minutos y una hora aproximadamente. En algunos casos se acelera la activación por medio de calor o por fotoactivación. Es necesario proteger los tejidos blandos.
  • Para el blanqueamiento profesional domiciliario se utiliza un gel con una concentración relativamente baja de H2O2, por debajo del 6%. El gel se aplica sobre los dientes utilizando mascarillas preparadas a la medida por el consultorio y utilizadas durante la noche durante por lo menos 2 semanas.
  • En la Unión Europea los productos de libre venta al consumidor pueden contener solo niveles muy bajos de agente blanqueador (geles que contienen o liberan menos del 0,1% de peróxido de hidrógeno) y el propio usuario se los aplica sobre los dientes por medio de mascarillas de goma, tiras y barnices. Se tienen que aplicar dos veces al día durante por lo menos 2 semanas.
Para blanquear mis dientes ¿tengo que acudir solamente al dentista?

Junto al blanqueamiento profesional de los dientes efectuado en un consultorio dental también hay procesos efectuados en ámbitos no profesionales (contextos no-dentales, como quioscos en centros comerciales, SPA, centros estéticos, etc.) así como productos de libre venta disponibles directamente para el consumidor con un contenido de H2O2 por debajo del 0,1% o sin peróxido de hidrógeno.

Estos productos de blanqueamiento y aclaramiento de los dientes se pueden aplicar con mascarillas preformadas o adaptables, con un pincel o por medio de tiras, y a menudo utilizan lámparas para calentar el gel y suponen una repetición frecuente cada 30-60 días.

Sin embargo, no hay ningún estudio científico que respalde la eficacia de los productos de blanqueamiento/decoloración que liberan o contienen concentraciones de H2O2 por debajo del 0,1%.

El blanqueamiento dental ¿presenta riesgos?

Uno blanqueamiento de los dientes eficaz y seguro exige un diagnóstico correcto de eventuales problemas relacionados con las decoloraciones o con las manchas dentales. Dicha diagnosis puede efectuarla solo un profesional, es decir un dentista o un higienista dental.
En términos de efectos colaterales, la reacción adversa manifestada más habitualmente es la sensibilidad dental causada por el blanqueamiento.

Para limitar el riesgo de sensibilidad dental, casi la totalidad de los productos blanqueadores en comercio – salvo BlancOne® – incluyen agentes desensibilizantes y remineralizadores.

Con concentraciones por encima del 10%, el peróxido de hidrógeno es potencialmente corrosivo para las mucosas y la piel, causando un daño al tejido y una sensación de ardor. En estos casos, son necesarias barreras adecuadas para proteger la encía durante el proceso de blanqueamiento.

También utilizando concentraciones por debajo del 6%, la irritación gingival se asocia a menudo al uso domiciliario prolongado de mascarillas para blanqueamiento.

El blanqueamiento dental ¿funciona siempre?

En el resultado de un proceso de blanqueamiento de los dientes influyen el tipo de mancha, el color inicial del diente y la edad de la persona. En algunos casos, el color original se puede recobrar simplemente con una limpieza profesional de los dientes (manchas extrínsecas).

Un blanqueamiento dental profesional puede proporcionar notables mejoras del aspecto de los dientes más manchados. Sin embargo, algunas manchas no responden al blanqueamiento:

  • Dientes con manchas por tetraciclina y dientes sujetos a terapia de conductos no se pueden blanquear de una manera eficiente con concentraciones de H2O2 por debajo del 6% y pueden necesitar varias sesiones de tratamiento.
  • Decoloraciones de origen inorgánico (por ej. manchas grisáceas debidas a la liberación del metal de empastes con amalgama) no reaccionan al blanqueamiento.
  • El blanqueamiento no puede cambiar el color de los materiales utilizados para reconstrucciones y prótesis (compuestos, resinas, cerámicas, etc.).

Si hay presentes calcificaciones (white spots – manchas blancas) en la estructura del diente, el proceso de blanqueamiento puede resaltar dichas manchas.

¿De qué depende la eficacia de un gel blanqueador?

Los factores clave que influyen en la eficacia de los productos a base de peróxido de hidrógeno utilizados para el blanqueamiento son la concentración y el tiempo de aplicación.

Concentraciones más altas ofrecen resultados más rápidamente que aquellas más bajas. Sin embargo, mediante tiempos de tratamiento prolongados, la eficacia de productos que contengan concentraciones más bajas debería ser parecida a la de los productos con mayores concentraciones.

El empleo de altas concentraciones de H2O2 y tiempos prolongados pueden desempeñar un papel significativo en los procesos que llevan a resultados inmediatos de blanqueamiento, cuya duración, sin embargo, es temporánea.
Efectivamente se conseguirá un blanco innatural y efímero que desaparecerá al rehidratarse el diente.

Además, la deshidratación aumenta notablemente el riesgo de sensibilidad.

¿Cómo actúan las lámparas blanqueadoras?

El blanqueamiento “power bleaching”, también llamado fotoacelerado, utiliza el efecto térmico de la energía luminosa para acelerar el proceso de blanqueamiento en el consultorio dental, utilizando concentraciones más bajas y tiempos más breves.

Para este proceso se utilizan diferentes tipos de lámparas (halógenas, led, plasma), en general con luz azul, es decir la longitud de onda más eficaz para iniciar la reacción del peróxido de hidrógeno. Pero cabe destacar que no hay pruebas de que la luz de por sí pueda activar el gel blanqueador. Efectivamente, la activación mediante luz – a falta de fotosensibilizadores – se basa exclusivamente en el calentamiento del gel.

Seguidamente el calor es transmitido por el gel a la superficie del diente, contribuyendo notablemente a deshidratarlo lo cual aumenta mucho el riesgo de sensibilidad.

¿Existe un blanqueamiento real fotoactivado?

Una verdadera fotoactivación del gel blanqueador se puede inducir solo incorporando fotosensibilizadores.
La fotoactivación utiliza la energía luminosa (fotones) para acelerar la escisión del oxígeno del peróxido de hidrógeno. La energía luminosa, consumida por los fotosintetizadores, no desarrolla calor con lo cual se evita la deshidratación del diente y la sensibilidad.

Con la excepción de algunos geles blanqueadores con fotoactivadores activados por medio de láseres especiales y costosos, hasta ahora ningún sistema ha logrado fotoactivar un gel blanqueador utilizando fuentes de luz tradicionales (multilongitud de onda) ni ledes de baja potencia.

La tecnología BlancOne® por primera vez ha realizado un blanqueamiento fotónico real de los dientes, utilizando las lámparas habitualmente presentes en los consultorios dentales, superando el paradigma concentración-tiempo de los tratamientos blanqueadores tradicionales.

¿Que son los “tonos de blanco” y cómo se miden?

El dentista utiliza una escala de colores para determinar el color de los dientes. Esta escala de colores representa los colores naturales de los dientes subdivididos por tono (A-D) e intensidad (1-4).
Para los blanqueamientos se reorganiza la escala de colores desde el tono más oscuro (C4) hasta aquél más claro (B1).

Vita and Vitapan sono marchi registrati da Vita Zahnfabrik, AG, Germany.

Por lo tanto, si con un blanqueamiento se pasa por ejemplo de un tono A 3,5 a uno A1 quiere decir que se blanquean los dientes 10 tonos.

Recientemente, con la evolución de los blanqueamientos dentales profesionales, se han conseguido tonos de blanco más blancos que B1, por lo que se han introducido unas escalas de colores que incluyen, además de los 16 tonos naturales de la escala VITA Classic, otros 3 tonos de blanco.

En Estados Unidos, de donde proceden muchos tratamientos blanqueadores tradicionales, se utilizan escalas de colores desarrolladas expresamente para el blanqueamiento. Estas escalas comprenden 29 tonos y no se pueden comparar con la escala VITA Classic utilizada en Europa.
Cuando se habla de tonos de blanqueamiento sería oportuno entender cuál es la escala de colores de referencia.

¿Cuánto dura el blanqueamiento?

La duración del tono de blanco conseguido con el blanqueamiento depende mucho de las costumbres personales.
Por ejemplo, para los fumadores durará menos respecto a los no fumadores, lo mismo dígase para quien acostumbra consumir té y café.

Cabe considerar que el tono no volverá más al tono previo al blanqueamiento, pero con el paso del tiempo de todas maneras se tendrá una cierta regresión según las costumbres personales y las prácticas de higiene dental (profesional y domiciliaria).

Efectuado el tratamiento inicial en el consultorio, la mejor manera de mantener una sonrisa siempre blanca es seguir un programa de mantenimiento (en casa y/o en el consultorio). Pregunta a tu dentista o higienista dental cuáles son las soluciones más adecuadas para tus exigencias.

Después del tratamiento ¿es necesario seguir una dieta especial?

Los tratamientos convencionales de blanqueamiento, generalmente exigen una dieta a base de alimentos blancos los días posteriores al tratamiento, evitando además tabaco, café, té, etc. Esto es aconsejable para evitar pigmentar el esmalte que es deshidratado durante el blanqueamiento.

Los tratamientos blanqueadores BlancOne® no deshidratan el esmalte, además de no inducir sensibilidad, por lo que no exigen ninguna dieta especial después del tratamiento. No será necesario modificar las costumbres propias de cada uno.

¿Cómo interaccionan el humo del tabaco y el blanqueamiento?

Normalmente se recomienda abstenerse de fumar después de un tratamiento blanqueador, ya que se sabe que el humo interacciona con los principios activos blanqueadores.

Con los tratamientos blanqueadores BlancOne® se aconseja abstenerse de fumar durante un par de días. Si no se logra abstenerse, se aconseja echar el humo por la nariz durante un par de días después del tratamiento, ya que la interacción se produce con el humo espirado.

La costumbre del tabaco, además de perjudicar tu salud, con el paso del tiempo reducirá el efecto de tu blanqueamiento.

Síguenos en Facebook